Encuentro casual

Hace años comencé en el negocio de los bienes raíces en la CDMX, en una ocasión comencé en las redes sociales y por una extraña razón contacté con una chica para ser sincero no recuerdo cual fue la razón por la que comenzamos a conversar, pasaron días y las charlas se tornaron algo calientes pues ella comentaba que hacía meses no tenía relaciones con el padre de su hijo, total acordamos un encuentro casual un día lunes.

encuentro casual

Sin embargo todo el fin de semana pasamos conversando e intercambiando fotos, recuerdo que me mando una foto de sus enormes pechos, no envío foto de su rostro por lo tanto no tenía ni la más remota idea de cómo era físicamente, recuerdo que una de sus fotos me excito en gran manera y ella me pidió que no fuese a masturbarme o algo similar pues esperaba ansiosa siendo que igual yo no había tenido relaciones; lo que ella desconocía era que yo a mis 23 años aún seguía siendo virgen, total llegó el día tan esperado nos citamos en un punto y al llegar me sorprendió un poco, la vestimenta que llevaba ese día era muy reservada, sonará un tanto trillado pero llevaba una blusa de cuello amplío, subió a mi camioneta y nos saludamos realmente no sabíamos hacia dónde dirigirnos o mejor dicho no sabía a dónde llevarla.

Recordé que tenía llaves de una casa que estaba promocionando para venta, llegamos al domicilio y para no parecer sospechoso la traté inicialmente como si fuese una clienta, recuerdo que aquella casa no tenía mueble alguno, entramos al inmueble y ella comenzó a observar pues era un sitio muy lindo con bonitos acabados y era difícil que no viera los detalles de la casa, recuerdo que ella comenzó a recorrer la casa y entró a la cocina fue ahí donde me animé a besarla, fue un beso prolongado.

¿Te gustaría llevarte a la cama la chica que quieras? En este libro aprenderás todos los secretos

Te recomendamos leer Mi sobrino casto y puro

Mis manos comenzaron a tocar sus senos, los cuales eran de gran tamaño y debido a la excitación del pensar que podría entrar la dueña de la casa pues ella contaba con otro juego de llaves y de vez en cuando iba a visitar la casa para hacer labores de limpieza, ese momento fue excitante pues el pensar que nos podrían descubrir era muy emocionante, recuerdo que cuando toque sus pechos mi mano se deslizo hacia su sexo y sutilmente comencé a acariciar introduje mi dedo índice dentro de su vagina y sentí la humedad, que jamás había saboreado o mejor dicho no sabía cómo era el sabor del sexo femenino y no quería descubrirlo así que metí mi dedo dentro de su boca y fue así como me animé a descender, la levanté y la subí sobre la tarja abriendo sus piernas y comenzando a saborear su sexo, posteriormente ella se acercó a mí y comenzó a brindarme sexo oral, a decir verdad ese día lo hicimos en el piso de la cocina y así ese lugar se convirtió en nuestro sitio de encuentros casuales.

Descarga esta divertida aplicación dando clic a la imagen

Entradas relacionadas

Un comentario sobre “Encuentro casual”

  1. […] Te recomendamos leer Encuentro casual […]

Dejar un Comentario